Falta voluntad política para frenar migración femenina a España

  • “Hay que humanizar el éxodo, el Estado nicaragüense debe trabajar una legislación decente, sincera y menos mentirosa sobre el problema”, dice el sociólogo Cirilo Otero.
  • No veo que el gobierno muestre interés en disminuirla y debe darle mayor impulso a programas sociales que están limitados, dice Haydée Castillo, del CC SICA

Amparo Aguilera

El Nuevo Diario / MANAGUA

¿Es posible reducir la migración femenina a España? Si es así, ¿cuáles son las alternativas? Aunque de entrada entre la duda, las mismas migrantes, expertos, funcionarios y políticos locales, coinciden en que sí es posible disminuirla, pero con voluntad política y consenso social de por medio.

Jamileth Toledo, Presidenta de la Asociación Solidaria Linda Nicaragua, destaca que no hay migrante que no quiera regresar al país. En general, comenta que a los dos o cinco años la mayoría de mujeres quiere regresar a Nicaragua. “Pero para eso se necesita un país unido, con más trabajo y mejores salarios”, aclara.

El sociólogo Cirilo Otero sostiene que para eso hay que “humanizar” la migración. “El Estado nicaragüense debe trabajar una legislación decente, sincera y menos mentirosa sobre la migración y hacer acuerdos regionales al respecto (esto debe incluir preparación técnica)”, apunta.

Aparte de eso, comenta que hay que mejorar el nivel de educación media y superior en el país. “Nosotros deberíamos de tener al menos un noveno grado en promedio nacional básico y no el cuarto que ahora tenemos. No veo empleos decentes en el país mientras sigamos con el mismo modelo económico agro-exportador aunque algunos llaman modelo neo-liberal equívocamente. Nosotros seguimos siendo República Bananera, es lo que veo, y así no podemos llegar a tener trabajo decente”, destaca.

En tanto Haydée Castillo, Coordinadora Nacional del Comité Consultivo del Sistema de la Integración Centroamericana (CC SICA), Capítulo Nicaragua, por un lado no ve que las autoridades gubernamentales muestren interés en disminuirla.

A empujar la economía familiar

“No hemos visto debates tan acalorados como los que suelen librar para sus intereses, centrado en la política de empleo, o en discutir la migración, o cómo elevar la calidad de la fuerza de trabajo, los ingresos y la productividad. Me parece muy importante que el Gobierno trate de darle mayor impulso a la agenda social y a programas sociales como el bono productivo que aunque es bueno, sigue siendo limitado”, expone.

Para Castillo urgen programas que impulsen la economía familiar, la economía de patio, la economía rural.

En ese contexto, “es urgente entonces que todas las fuerzas económicas, políticas, sociales, culturales, ambientales, que vienen del mismo pueblo, desde lo local a lo nacional, logremos como lo han hecho otros países, un acuerdo político, que se deje atrás la corrupción, el clientelismo político, la utilización de las necesidades de la gente para ganar adeptos, la descalificación, la exclusión y la caridad”, recomienda.

Lo anterior, para Castillo, conllevará a una estrategia de desarrollo de nación. “Tomando en cuenta, eso sí, a las Segovias, al campo, a lo rural y urbano, a la Costa Caribe, a las mujeres, a su juventud, a los indígenas. Teniendo en cuenta, además, que Managua no es Nicaragua, que desde Madriz, Estelí, Nueva Segovia, hombres y mujeres aportamos a las cuentas nacionales”.

Castillo, quien además representa al Foro de Mujeres por la Integración Centroamericana, enfatiza que: “Me gustaría que los diputados(as) por Nueva Segovia en la Asamblea Nacional, inclusive, le dieran prioridad a estos temas en el debate parlamentario. Pues a nivel de los gobiernos locales, a algunos les hace falta visión, medios y apoyo para jugar un rol más activo en una visión más integral en el desarrollo local”.

EL NUEVO DIARIO intentó conocer los puntos de vista, sobre el tema, de los alcaldes de Ocotal y Totogalpa, pero no se logró localizarlos, pese a que se les dejaron mensajes al respecto.

Más leyes y una política pública

El diputado sandinista por Nueva Segovia, César Castellano, de entrada sostiene que no ve “francamente” que se resuelva en Nicaragua la falta de empleo y con ello la reducción de la migración femenina.

“La crisis económica internacional ha afectado a todos los países, la situación económica está difícil”, argumenta.

Aunque enfatiza que sí hay leyes para las mujeres, como la de bancos de tierras, en las que a las jefas de familia se les garantiza tierra para producir.

Se trata de la Ley Creadora del Fondo para la Compra y Venta de Tierras con Equidad de Género, dirigida a beneficiar, en el largo plazo, a más de un millón de mujeres del sector rural que, siendo cabezas de familia, no cuentan con una parcela para producir y subsistir. Cada beneficiaria podrá comprar hasta un máximo de cinco manzanas de tierra.

Además, Castellano sostiene que ya hay programas gubernamentales que están dotando al segmento de mujeres de la zona, de recursos para implementar sus propios negocios, como es el caso de Usura Cero.

Es entonces un programa de microcrédito que de acuerdo a cifras oficiales, benefició desde 2007 a diciembre de 2009 a 77 mil 364 mujeres organizadas en más de 16 mil 800 grupos “solidarios”. “En consecuencia”, según los datos gubernamentales, se entregaron 111 mil 694 créditos, cantidad que se traduce en un total de 592 millones de córdobas.

Con ese programa, de acuerdo con el Gobierno, han capacitado en ese período a un total de 119 mil mujeres, “porque cada vez que ellas reciben financiamiento deben presentar un plan de inversión del capital que se les otorga en concepto de crédito”, según han explicado a medios oficialistas.

A criterio del legislador, el bono productivo es otra salida para reducir la migración. Con este bono se les entrega a las mujeres, animales, entre ellos vacas y cerdos para criarlos, reproducirlos y con esto sostenerse en términos económicos.

Eso va acompañado de asistencia técnica. Aunque el parlamentario está claro de que los proyectos descritos son insuficientes por la alta demanda. “Esa es una realidad”, admite.

El diputado liberal por el departamento, Carlos Gadea, mientras tanto indica que se requiere de una política pública para el sector. “Me refiero a una política que incentive la microempresa, que las capacite para esto, sin requerimientos partidarios como ocurre con los programas sociales gubernamentales”, sostiene.

Subraya que de esa manera, las mujeres que saben hacer nacatamales, que son artesanas, que tienen una profesión, podrán ser capaces de auto sostenerse.

El presidente de la Comisión de Población, Desarrollo y Municipios del Parlamento, diputado Agustín Jarquín Anaya, valora que de cara a la migración femenina y migración en general, el país debe aprovechar el bono demográfico que trae consigo la prevalencia de la población económicamente activa por dos o tres décadas, designando más recursos a la educación.

“Al menos se debe destinar un 7 por ciento (del Producto Interno Bruto) a la educación, el doble de lo que se asigna ahora, durante cuatro años. También debe trabajarse, a corto y mediano plazo, de cara a la predictibilidad política y económica para que haya más inversión y con ello más empleos”, manifiesta.

Cooperación también ayuda

Heydi González, experta en migración del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, comenta que previo a soluciones, a corto plazo al menos se deben fortalecer las entidades consulares locales.

“Hay que fortalecer los consulados y debe darse mayor información a la gente para que al menos si migran, conozcan los riesgos y sepan a lo que se exponen. Hay que visibilizar al sector no sólo bancarizando sus remesas, sino también a nivel social, con proyectos técnicos que enseñen a la mujer cómo sobrevivir a punta de un oficio específico”, apunta.

González recalca que a mediano y largo plazo sería de gran ayuda un Gobierno que tome conciencia, “pues se requiere un plan de nación sobre el tema, que incluya una mejor oferta laboral”. A lo que agrega el fortalecimiento de los acuerdos binacionales para proteger oportunamente a la población migrante.

Por su parte, Martha Cranshaw, de la Red Nicaragüense de la Sociedad Civil para las Migraciones, añade que a nivel de todos los actores sociales, se debe apostar a empleos decentes, que incluyan salarios dignos y mejores prestaciones sociales.

“Esa es de entrada la alternativa. La gente se va en busca de mejores salarios, y debe trabajarse en el país, en función de eso”, opina.

El jefe de la Delegación de la Unión Europea para Centroamérica y Panamá, Mendel Goldstein, afirma que tienen un diálogo constante con los países latinoamericanos en relación a la migración, incluyendo Nicaragua, en el cual el tema de cooperación está de por medio.

“En el Norte del país, por ejemplo, apoyamos proyectos para, entre otras cosas, evitar que más gente migre. Aunque ese no es el único objetivo, pues en los programas también cabe la población que no está pensando en migrar”, resalta.

“Nuestra hipótesis, añade, es que la gente prefiere quedarse en su lugar de origen, con sus amigos, con su cultura y con su vida. Entonces, tenemos una política de cooperación que data de muchos años”, explica.

Entre los proyectos descritos destacan el de Seguridad Alimentaria y Nutricional; la Mejora de la oferta, acceso y disponibilidad de alimentos de las familias pobres de los departamentos de Nueva Segovia y Jinotega en el Norte de Nicaragua.

Así como el proyecto vinculado a la promoción de Derechos Humanos, Género y el de Fortalecimiento de las Capacidades de respuesta de la Población Campesina de Madriz ante los efectos de la crisis alimentaria en San José de Cusmapa, Las Sabanas y San Lucas, entre otros.

De acuerdo con el funcionario europeo, esos proyectos los mantendrán a nivel local, pues “es una preocupación la migración. Queremos que sea ordenada, no queremos una migración salvaje, donde no sea posible garantizar los derechos de las personas”, puntualiza Goldstein.

Dispuesto a atenderlas

El jefe de la Delegación de la Unión Europea para Centroamérica y Panamá, Mendel Goldstein:
“A nivel de las damas del Norte de Nicaragua, agrega, podemos referir que la delegación está abierta para escuchar sus quejas, sus críticas, para ver si podemos hacer algo, pero tienen que saber que hay límites… nosotros necesitamos migrantes pero queremos flujos ordenados y hay arreglos con los países en ese sentido”, expone tras señalar que a los migrantes que son aceptados en los países de la UE, se les garantizan los mismos derechos que gozan los trabajadores europeos.

LEA EN LAS PRÓXIMAS EDICIONES:

Sueño español o una aventura sin paracaídas

oluntad política para frenar migración femenina

* “Hay que humanizar el éxodo, el Estado nicaragüense debe trabajar una legislación decente, sincera y menos mentirosa sobre el problema”, dice el sociólogo Cirilo Otero * No veo que el gobierno muestre interés en disminuirla y debe darle mayor impulso a programas sociales que están limitados, dice Haydée Castillo, del CC SICA

AMPARO AGUILERA

END – CUARTA Y ÚLTIMA PARTE – 20:53 – 28/07/2010

¿Es posible reducir la migración femenina a España? Si es así, ¿cuáles son las alternativas? Aunque de entrada entre la duda, las mismas migrantes, expertos, funcionarios y políticos locales, coinciden en que sí es posible disminuirla, pero con voluntad política y consenso social de por medio.

Jamileth Toledo, Presidenta de la Asociación Solidaria Linda Nicaragua, destaca que no hay migrante que no quiera regresar al país. En general, comenta que a los dos o cinco años la mayoría de mujeres quiere regresar a Nicaragua. “Pero para eso se necesita un país unido, con más trabajo y mejores salarios”, aclara.

El sociólogo Cirilo Otero sostiene que para eso hay que “humanizar” la migración. “El Estado nicaragüense debe trabajar una legislación decente, sincera y menos mentirosa sobre la migración y hacer acuerdos regionales al respecto (esto debe incluir preparación técnica)”, apunta.

Aparte de eso, comenta que hay que mejorar el nivel de educación media y superior en el país. “Nosotros deberíamos de tener al menos un noveno grado en promedio nacional básico y no el cuarto que ahora tenemos. No veo empleos decentes en el país mientras sigamos con el mismo modelo económico agro-exportador aunque algunos llaman modelo neo-liberal equívocamente. Nosotros seguimos siendo República Bananera, es lo que veo, y así no podemos llegar a tener trabajo decente”, destaca.

En tanto Haydée Castillo, Coordinadora Nacional del Comité Consultivo del Sistema de la Integración Centroamericana (CC SICA), Capítulo Nicaragua, por un lado no ve que las autoridades gubernamentales muestren interés en disminuirla.

A empujar la economía familiar

“No hemos visto debates tan acalorados como los que suelen librar para sus intereses, centrado en la política de empleo, o en discutir la migración, o cómo elevar la calidad de la fuerza de trabajo, los ingresos y la productividad. Me parece muy importante que el Gobierno trate de darle mayor impulso a la agenda social y a programas sociales como el bono productivo que aunque es bueno, sigue siendo limitado”, expone.

Para Castillo urgen programas que impulsen la economía familiar, la economía de patio, la economía rural.

En ese contexto, “es urgente entonces que todas las fuerzas económicas, políticas, sociales, culturales, ambientales, que vienen del mismo pueblo, desde lo local a lo nacional, logremos como lo han hecho otros países, un acuerdo político, que se deje atrás la corrupción, el clientelismo político, la utilización de las necesidades de la gente para ganar adeptos, la descalificación, la exclusión y la caridad”, recomienda.

Lo anterior, para Castillo, conllevará a una estrategia de desarrollo de nación. “Tomando en cuenta, eso sí, a las Segovias, al campo, a lo rural y urbano, a la Costa Caribe, a las mujeres, a su juventud, a los indígenas. Teniendo en cuenta, además, que Managua no es Nicaragua, que desde Madriz, Estelí, Nueva Segovia, hombres y mujeres aportamos a las cuentas nacionales”.

Castillo, quien además representa al Foro de Mujeres por la Integración Centroamericana, enfatiza que: “Me gustaría que los diputados(as) por Nueva Segovia en la Asamblea Nacional, inclusive, le dieran prioridad a estos temas en el debate parlamentario. Pues a nivel de los gobiernos locales, a algunos les hace falta visión, medios y apoyo para jugar un rol más activo en una visión más integral en el desarrollo local”.

EL NUEVO DIARIO intentó conocer los puntos de vista, sobre el tema, de los alcaldes de Ocotal y Totogalpa, pero no se logró localizarlos, pese a que se les dejaron mensajes al respecto.

Más leyes y una política pública

El diputado sandinista por Nueva Segovia, César Castellano, de entrada sostiene que no ve “francamente” que se resuelva en Nicaragua la falta de empleo y con ello la reducción de la migración femenina.

“La crisis económica internacional ha afectado a todos los países, la situación económica está difícil”, argumenta.

Aunque enfatiza que sí hay leyes para las mujeres, como la de bancos de tierras, en las que a las jefas de familia se les garantiza tierra para producir.

Se trata de la Ley Creadora del Fondo para la Compra y Venta de Tierras con Equidad de Género, dirigida a beneficiar, en el largo plazo, a más de un millón de mujeres del sector rural que, siendo cabezas de familia, no cuentan con una parcela para producir y subsistir. Cada beneficiaria podrá comprar hasta un máximo de cinco manzanas de tierra.

Además, Castellano sostiene que ya hay programas gubernamentales que están dotando al segmento de mujeres de la zona, de recursos para implementar sus propios negocios, como es el caso de Usura Cero.

Es entonces un programa de microcrédito que de acuerdo a cifras oficiales, benefició desde 2007 a diciembre de 2009 a 77 mil 364 mujeres organizadas en más de 16 mil 800 grupos “solidarios”. “En consecuencia”, según los datos gubernamentales, se entregaron 111 mil 694 créditos, cantidad que se traduce en un total de 592 millones de córdobas.

Con ese programa, de acuerdo con el Gobierno, han capacitado en ese período a un total de 119 mil mujeres, “porque cada vez que ellas reciben financiamiento deben presentar un plan de inversión del capital que se les otorga en concepto de crédito”, según han explicado a medios oficialistas.

A criterio del legislador, el bono productivo es otra salida para reducir la migración. Con este bono se les entrega a las mujeres, animales, entre ellos vacas y cerdos para criarlos, reproducirlos y con esto sostenerse en términos económicos.

Eso va acompañado de asistencia técnica. Aunque el parlamentario está claro de que los proyectos descritos son insuficientes por la alta demanda. “Esa es una realidad”, admite.

El diputado liberal por el departamento, Carlos Gadea, mientras tanto indica que se requiere de una política pública para el sector. “Me refiero a una política que incentive la microempresa, que las capacite para esto, sin requerimientos partidarios como ocurre con los programas sociales gubernamentales”, sostiene.

Subraya que de esa manera, las mujeres que saben hacer nacatamales, que son artesanas, que tienen una profesión, podrán ser capaces de auto sostenerse.

El presidente de la Comisión de Población, Desarrollo y Municipios del Parlamento, diputado Agustín Jarquín Anaya, valora que de cara a la migración femenina y migración en general, el país debe aprovechar el bono demográfico que trae consigo la prevalencia de la población económicamente activa por dos o tres décadas, designando más recursos a la educación.

“Al menos se debe destinar un 7 por ciento (del Producto Interno Bruto) a la educación, el doble de lo que se asigna ahora, durante cuatro años. También debe trabajarse, a corto y mediano plazo, de cara a la predictibilidad política y económica para que haya más inversión y con ello más empleos”, manifiesta.

Cooperación también ayuda

Heydi González, experta en migración del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, comenta que previo a soluciones, a corto plazo al menos se deben fortalecer las entidades consulares locales.

“Hay que fortalecer los consulados y debe darse mayor información a la gente para que al menos si migran, conozcan los riesgos y sepan a lo que se exponen. Hay que visibilizar al sector no sólo bancarizando sus remesas, sino también a nivel social, con proyectos técnicos que enseñen a la mujer cómo sobrevivir a punta de un oficio específico”, apunta.

González recalca que a mediano y largo plazo sería de gran ayuda un Gobierno que tome conciencia, “pues se requiere un plan de nación sobre el tema, que incluya una mejor oferta laboral”. A lo que agrega el fortalecimiento de los acuerdos binacionales para proteger oportunamente a la población migrante.

Por su parte, Martha Cranshaw, de la Red Nicaragüense de la Sociedad Civil para las Migraciones, añade que a nivel de todos los actores sociales, se debe apostar a empleos decentes, que incluyan salarios dignos y mejores prestaciones sociales.

“Esa es de entrada la alternativa. La gente se va en busca de mejores salarios, y debe trabajarse en el país, en función de eso”, opina.

El jefe de la Delegación de la Unión Europea para Centroamérica y Panamá, Mendel Goldstein, afirma que tienen un diálogo constante con los países latinoamericanos en relación a la migración, incluyendo Nicaragua, en el cual el tema de cooperación está de por medio.

“En el Norte del país, por ejemplo, apoyamos proyectos para, entre otras cosas, evitar que más gente migre. Aunque ese no es el único objetivo, pues en los programas también cabe la población que no está pensando en migrar”, resalta.

“Nuestra hipótesis, añade, es que la gente prefiere quedarse en su lugar de origen, con sus amigos, con su cultura y con su vida. Entonces, tenemos una política de cooperación que data de muchos años”, explica.

Entre los proyectos descritos destacan el de Seguridad Alimentaria y Nutricional; la Mejora de la oferta, acceso y disponibilidad de alimentos de las familias pobres de los departamentos de Nueva Segovia y Jinotega en el Norte de Nicaragua.

Así como el proyecto vinculado a la promoción de Derechos Humanos, Género y el de Fortalecimiento de las Capacidades de respuesta de la Población Campesina de Madriz ante los efectos de la crisis alimentaria en San José de Cusmapa, Las Sabanas y San Lucas, entre otros.

De acuerdo con el funcionario europeo, esos proyectos los mantendrán a nivel local, pues “es una preocupación la migración. Queremos que sea ordenada, no queremos una migración salvaje, donde no sea posible garantizar los derechos de las personas”, puntualiza Goldstein.

Dispuesto a atenderlas
El jefe de la Delegación de la Unión Europea para Centroamérica y Panamá, Mendel Goldstein:
“A nivel de las damas del Norte de Nicaragua, agrega, podemos referir que la delegación está abierta para escuchar sus quejas, sus críticas, para ver si podemos hacer algo, pero tienen que saber que hay límites… nosotros necesitamos migrantes pero queremos flujos ordenados y hay arreglos con los países en ese sentido”, expone tras señalar que a los migrantes que son aceptados en los países de la UE, se les garantizan los mismos derechos que gozan los trabajadores europeos.

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: